¿Cómo puedo espiar en Messenger?

como hackear messenger

Cada día pasas muchas horas chateando con tus amigos en Facebook Messenger. Sin embargo, últimamente has oído hablar de varios casos de "crackers" (es decir, hackers "malvados" que piratean los sistemas informáticos para dañar o espiar a los usuarios y vender sus datos personales a terceros) y de sus víctimas "indefensas", por lo que quieres saber cómo espiar a Messenger. Esto es fácil para los ciberdelincuentes porque, por desgracia, los propios usuarios suelen dejar la "puerta" de su cuenta abierta.Ya que estás aquí, me gustaría aprovechar esta oportunidad para compartir contigo algunos conocimientos de hacking para que entiendas cómo operan estos ciberdelincuentes y qué puedes hacer para protegerte de sus peligrosos ataques. También te daré algunos consejos para evitar que te estafen personas que conoces en Internet y que podrían suponer una grave amenaza para tu privacidad.¿Qué te parece si dejamos de hablar y nos ponemos a trabajar? Pues bien, siéntate, tómate tu tiempo, lee la información de los siguientes párrafos y aplica los consejos de seguridad informática que te voy a dar. Puedes estar seguro de que, si sigues mis "consejos" con diligencia, minimizarás las posibilidades de ser espiado en Messenger. ¡Te deseo una buena lectura y buena suerte con todo!

Nota Importante: la información contenida en este artículo es meramente ilustrativa. No asumo ninguna responsabilidad por el uso que se haga de él. Le recuerdo que espiar las conversaciones de otras personas es una grave violación de la intimidad y puede constituir un delito.

Índice del artículo
  1. Cómo los crackers espían en Messenger
  2. Registro de teclas
  3. Aplicaciones de espionaje
  4. Ingeniería social
  5. Phishing
  6. Ataques a las bases de datos de los navegadores
  7. Precauciones para evitar el espionaje en Messenger
  8. Utilice una buena contraseña
  9. Activación de la autenticación de dos factores
  10. Bloquear el acceso no autorizado
  11. Evite las redes Wi-Fi públicas
  12. No hables con "extraños"

Cómo los crackers espían en Messenger

Al no estar muy familiarizado con la tecnología y sobre todo con el mundo del hacking, siempre te has preguntado cómo espían los crackers a sus víctimas y en este caso concreto, cómo espían a Messenger. Pues bien, estos ciberdelincuentes se valen de diversas técnicas de hacking que emplean en perjuicio de los usuarios para espiarlos y quizás revender la información obtenida a terceros o, en el peor de los casos, para chantajearlos.

Entre las técnicas más extendidas y a la vez efectivas se encuentran los keyloggers de software, las aplicaciones espía, las técnicas de ingeniería social, el phishing y los ataques a las bases de datos de los navegadores, que muy a menudo son una "mina" de información valiosa: especialmente las contraseñas que el usuario ha almacenado en ellas por descuido. Veamos cada una de estas técnicas para que sepas cómo defenderte y cómo evitar algunos errores muy comunes que podrían ser fatales para tu privacidad.

Registro de teclas

La primera técnica que quiero señalar es el keylogging. ¿Qué es? Se trata de un software llamado keylogger que es capaz de grabar todo lo que se escribe en el teclado del ordenador: Contraseñas para acceder a tus cuentas sociales, textos escritos en chats, búsquedas en línea y todo lo demás.

Los keyloggers más avanzados no sólo envían datos sobre el usuario al cracker (que así permanece invisible y puede actuar a distancia sin interferencias), sino que también son capaces de interceptar el texto que se copia, se pega e incluso se dicta por voz.

Si quieres hacerte una idea de lo efectivo que puede ser el keylogging, echa un vistazo al tutorial en el que explico cómo utilizar Home KeyLogger, un software espía que, como su nombre indica, está pensado para un uso "doméstico". Por supuesto, los keyloggers "caseros" no son ni siquiera comparables a los que realmente utilizan los ciberdelincuentes, pero pueden hacer que te des cuenta de lo potencialmente peligrosa y eficaz que es esta técnica de hacking.

Aplicaciones de espionaje

Mucha gente piensa que su Smartphone o tableta son seguros y que sus actividades en línea en estos dispositivos no pueden ser rastreadas. ¡Qué equivocados están! Los dispositivos móviles pueden ser vigilados por algunas aplicaciones espía que, al igual que los keyloggers, son capaces de interceptar el texto escrito por el usuario en el teclado, grabar las llamadas entrantes y salientes e incluso acceder a la cámara para hacer fotos en secreto.

A lo largo del tiempo, he publicado numerosos artículos en los que explico cómo comprobar la presencia de aplicaciones espía en el teléfono móvil y cómo utilizar algunas aplicaciones ad hoc, como Wakelock Detector, que puede detectar la presencia de software espía en el teléfono móvil. Tu dispositivo monitorizando el consumo de energía: te lo he contado con detalle en el artículo en el que te enseño cómo ahorrar batería en dispositivos Android. Si tienes la mala suerte de encontrar algunas aplicaciones espía en tu dispositivo, lee la guía donde explico cómo eliminarlas.

Ah... ¡Casi lo olvido! Habría que abrir un "capítulo" aparte para las aplicaciones de control parental y antirrobo, diseñadas con fines más que legítimos, pero de las que a menudo abusan los padres o cónyuges "entrometidos". Si recuerdas, ya te he hablado de este tipo de aplicaciones (como Qustodio o Cerberus) en varios artículos, incluido aquel en el que explico con detalle cómo espiar un dispositivo Android. Si quieres saber más, sólo tienes que leer el post que acabo de enlazar.

Ingeniería social

Otra técnica de hacking utilizada con cierta eficacia por los crackers es la ingeniería social o, si se prefiere el anglicismo, social engineering. Esta técnica se basa en la ingenuidad, la falta de atención y la inexperiencia de los usuarios. ¿Cómo se aplica en la práctica? El cracker, normalmente ayudado por un cómplice, utiliza cualquier pretexto para hacerse con el teléfono (u otro dispositivo) de su potencial víctima. Una vez que lo tiene en su poder, aprovecha la oportunidad favorable para robar algunos datos (por ejemplo, chats, detalles de inicio de sesión, etc.) o instalar aplicaciones espía y vigilar sus actividades en una etapa posterior.

Sólo hay una manera de protegerse contra esta peligrosa técnica de hacking: No preste sus dispositivos a extraños o a personas en las que no confíe especialmente. De esta manera, no corres el riesgo de que alguien espíe tus chats o utilice el software espía que mencioné anteriormente para instalarlo en tus dispositivos.

Phishing

Otra amenaza que hay que temer es el phishing. Se trata de una técnica en la que se envían correos electrónicos que parecen proceder de entidades de crédito o de empresas que controlan diversos servicios en línea (por ejemplo, Facebook, Microsoft, Apple, etc.), pero que en realidad ocultan un intento de ciberataque.

Estos correos electrónicos suelen sugerir que se haga clic en un enlace que lleva a una página web en la que el usuario tiene que introducir sus datos de acceso, posiblemente para cambiar su contraseña de Facebook y proteger su cuenta. Ni que decir tiene que al introducir sus credenciales en esta página web, el usuario no está garantizando la seguridad de su cuenta..., sino todo lo contrario. Por lo tanto, para protegerse de la suplantación de identidad, no haga clic en enlaces sospechosos y no dé las "claves" de su cuenta a nadie.

Ataques a las bases de datos de los navegadores

Como he dicho antes, los atacantes suelen conseguir espiar a sus víctimas porque no toman las precauciones necesarias para proteger sus cuentas. Uno de los errores más comunes que cometen algunos usuarios es almacenar las contraseñas de sus cuentas en el navegador. Por muy cómoda que sea esta función de los navegadores más populares, supone una grave amenaza para la "seguridad" de su ordenador.

Leer  Cómo programar un control remoto universal

Los crackers no tienen problemas para atacar las bases de datos de los navegadores de sus potenciales víctimas (lee mi artículo sobre cómo recuperar las contraseñas almacenadas en los navegadores más populares), y si lo consiguen, tienen la capacidad de espiar sus chats y su actividad online si han guardado los datos de acceso a sus cuentas sociales en el navegador. Así que no guardes las contraseñas de varias cuentas si no quieres meterte en esos problemas.

Precauciones para evitar el espionaje en Messenger

evitar el espionaje en Messenger

Una vez que has descubierto cómo espiar Messenger, es hora de averiguar qué precauciones debes tomar para evitar que tus chats sean espiados. Con más detalle, te contaré algunas medidas prácticas que puedes tomar para evitar que tu privacidad sea vulnerada al entrar en tu cuenta de Facebook para espiar tus actividades, incluidas las conversaciones con tus amigos en Messenger.

Utilice una buena contraseña

Para evitar que alguien acceda a tu cuenta de Facebook y, por tanto, espíe tus chats, debes utilizar una contraseña razonablemente fuerte. Una buena contraseña debe ser lo suficientemente larga, es decir, debe tener al menos 15-20 caracteres, incluyendo números, letras y símbolos. Si sigues estas dos sencillas reglas, puedes aumentar considerablemente la seguridad de tu cuenta.

Otro truco que deberías utilizar es cambiar tu contraseña regularmente, al menos una vez cada dos meses. Además, recuerde utilizar una contraseña diferente para cada una de sus cuentas: si alguien lo suficientemente desafortunado se hace con una de sus contraseñas, las otras cuentas no podrán ser comprometidas.

Personalmente, recomiendo gestionar las contraseñas de tus cuentas con un gestor de contraseñas como 1Password o LastPass para mantener tus contraseñas en un "lugar" seguro.

Activación de la autenticación de dos factores

Activar la autenticación de dos factores es otra de las precauciones que debes tomar si quieres asegurarte de que nadie pueda husmear en tus chats de Messenger. Si activas este práctico sistema de seguridad, los atacantes no podrán "perforar" tu cuenta y acceder a ella porque no dispondrán de una segunda clave enviada a tu teléfono móvil por SMS.

Si aún no has activado la autenticación de dos factores, hazlo ahora: entra en tu cuenta de Facebook, haz clic en el icono de la flecha de la esquina superior derecha (o más bien en el de la distintiva barra azul), haz clic en el elemento de configuración de la esquina superior derecha de tu cuenta de Facebook, haz clic en Configuración en la esquina superior derecha de tu cuenta de Facebook y, a continuación, haz clic en "Iniciar sesión". En el menú que aparece en la pantalla, pulsa en Configuración y en la página web que se abre, pulsa en Seguridad y Acceso, situada en la parte izquierda.

Una vez en la sección de Seguridad y Acceso de Facebook, haz clic en Editar junto a Usar autenticación de dos factores, haz clic en el enlace Configurar junto a Autenticación de dos factores.

Ve a Seguridad y acceso de Facebook, haz clic en el botón Editar junto a Usar autenticación de dos factores, haz clic en el enlace Configurar junto a La autenticación de dos factores está desactivada y, para completar el proceso, haz clic en el botón Activar en la ventana que aparece y sigue las instrucciones que aparecen en pantalla para activar la autenticación de dos factores.

Una vez que hayas activado la autenticación de dos factores, sólo podrás acceder a tu cuenta desde un nuevo dispositivo o navegador tras introducir la segunda clave de acceso que recibas por SMS (y tu contraseña, por supuesto). A partir de ahora, nadie podrá espiar tus conversaciones de Facebook Messenger a no ser que le des acceso libre a tu smartphone (si has leído la sección en la que hablo de ingeniería social, nunca lo harás, ¿verdad?)

Bloquear el acceso no autorizado

Si alguien hackea tu cuenta de Facebook, ¿no quieres que te avisen inmediatamente para que no puedan leer todos tus chats? Si este es el caso, puedes activar las notificaciones de acceso no autorizado para recibir información al respecto.

Para activar este sistema de seguridad adicional, entra en tu cuenta de Facebook, haz clic en el icono de la flecha de la parte superior (siempre en la barra azul) y selecciona Configuración en el menú que aparece.

A continuación, en la página que se abre, haz clic en Seguridad y cuenta a la izquierda, haz clic en Editar junto a Recibir avisos de inicios de sesión no reconocidos, marca la casilla junto a Recibir notificaciones y enviar alertas de acceso por SMS a [tu número de teléfono móvil] y, por último, haz clic en Guardar cambios.

A partir de ahora, si una persona no autorizada accede a su cuenta, se le informará con la debida antelación y podrá cerrar todas las sesiones activas haciendo clic en Desconectar de todas las sesiones en Dónde está conectado. De este modo, puede evitar que sus conversaciones sean interceptadas o que usted se vea perjudicado al utilizar su cuenta. Si alguien se ha conectado sin autorización, es evidente que ha averiguado su contraseña. Así que cámbialo inmediatamente, siguiendo el procedimiento que he indicado en la guía específica.

Evite las redes Wi-Fi públicas

Es sabido que las redes Wi-Fi públicas son presa fácil para los ciberdelincuentes porque su estructura las hace especialmente vulnerables y susceptibles de -como se dice en la jerga- espiar datos. Si quieres evitar sorpresas desagradables cuando te desplaces, deberías acceder a Internet únicamente a través de una conexión Wi-Fi segura o a través de la red 3G o 4G/LTE de tu proveedor.

También recomiendo encarecidamente el uso de una VPN, una red privada virtual para navegar por Internet, que encripta tus datos de conexión y disfraza tu ubicación: De este modo, ocultas tus actividades y las haces invisibles para los intrusos y los ISP. Los mejores servicios de VPN en la actualidad son NordVPN (que he cubierto en detalle aquí) y Surfshark, que funcionan en todos los dispositivos y son muy baratos.

No hables con "extraños"

Aunque sigas estrictamente los "consejos" que te he dado en los apartados anteriores, no estás seguro. En TI, todo es potencialmente "hackeable", todo puede quedar expuesto, e incluso los sistemas de seguridad más aparentemente eficaces pueden verse comprometidos de alguna manera. Por ello, la única forma de evitar riesgos de seguridad al chatear es no revelar demasiada información sobre uno mismo.

El consejo anterior es especialmente importante si chateas con desconocidos (lo que te aconsejo que no hagas) que podrían utilizar la información que reveles contra ti o contra personas en las que confías actualmente, como tu pareja. Si quieres evitar problemas también en el futuro, no debes compartir contenidos que conciernan a tu espacio personal más íntimo con nadie, ni siquiera con personas en las que confíes ciegamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content selection is disabled!!